Táctica y Estrategia

6.08.2007

Piropos

Alguien a quien quise mucho, con locura seguramente, me definió como una revolución. Esta semana, otras personas que me conocen, me han definido como alguien que sabe estar, que no pierde la compostura, ni siquiera en situaciones dificiles. Esa definición es acertada y me produce tranquilidad, mas que la revolucionaría, porque esa no se ajusta a lo que soy.

Desde aquel fatídico 6 de Diciembre de hace 20 años, aprendi a callar, a escucharme. Fueron 3 días sin hablar, no podía, no quería escuchar nada, solo escuchar a Beba, tenía muchas cosas que decirme. En esa oportunidad aprendí a guardar la compostura, a respirar y a no intoxicarme con el exterior.

En muchas situaciones he tenido que respirar, contar mas de 10 y escucharme, hacerme fuerte y librarme de los fantasmas.

Que pena que en ciertas ocasiones no he sabido controlarme y que mi saber estar se dejase arrastrar por mi rabia y mi dolor... Pero he vuelto a mantener la compostura y escucharme.

Se avecinan cambios importantes para mi y la gente que está a mi lado. Ahora mas que nunca debemos saber estar, respirar, aguantar el chaparron y escucharnos. Es muy importante y seguro que como en otras ocasiones nos dará la clave del éxito.

Asi que os animo a eso, no podemos perder el control, aunque los enemigos nos acorralen y las injusticias nos superen. Controlar y medir los tiempos y dejar también por que no, que la corriente de la vida siga su curso sin nadar contracorriente.

La persona que me definió como revolucionaria, para su desgracia y para mi suerte, no me conoció en profundidad. Me definió así porque yo le producía miedo... Los que me conocen o están en ello, saben que me caracterizo por otras cosas lejos de ser una revolucionaria.

Hoy en la soledad de mis viernes sin mis pequeños milagros, respiro, cuento mas de 10 y me reafirmo en mi condición de persona reservada, sensata que busca la tranquilidad, porque como dijo alguien con el que conecté inmediatamente: la tranquilidad es la mejor forma de felicidad.

2 Comments:

  • Hola! Pues no veo incompatibilidad entre la revolución, el cambio, la evolución y el saber estar. ¿es malo ser una revolucionaria permanente en tu interior? ¿No surge un blog fruto de esa revolución para dar forma a los pensamientos? ¿No es la tranquilidad un poco aburrida? Si, como dices, se avecinan cambios ¿no son esos cambios un signo de revolución? Y el amor...¿no es la mayor revolución?


    Una chica en permanente revolución que sabe estar muy tranquila a la hora de dormir

    By Anonymous Anônimo, at 4:22 PM  

  • Anónimo: efectivamente se avecinan cambios y la revolución ha consistido, en parte, en expulsar el fantasma del Sr. de los Humedales de mi vida.
    Saludos

    By Blogger BeBa, at 11:08 PM  

Postar um comentário

Links to this post:

Criar um link

<< Home